Acerca de Nosotros.cl

acerca deAcerca de nuestros inicios y propósitos: Nuestro sitio web nace como El portal de la Amistad un 16 de mayo de 2000.

Se trató de una opción para muchísimas personas que nos sentíamos “fuera de contexto” en el buen sentido de la palabra.

Nos iniciamos como un centro de reunión de amigos, para más tarde transformarnos en un medio a través del cual comenzamos a contribuir con un poco de racionalidad e información a la locura y la desinformación existente, incluso en organizaciones cristianas.

Yeshúa es mi salvador, no es mi religión.

Tras esta premisa queremos actuar. Quien quiera seguir las enseñanzas del Mesías debe dejar atrás las pesadas cadenas de la religión.  Pero para dejar esas cadenas, debemos primeramente comprender qué es religión.

Aunque ha habido grande  debate acerca del término, nos remitiremos exclusivamente a su significado etimológico.

Religión

La palabra “religión” esta conformada por el prefijo re, el lexema religio y el sufijo ión

El Prefijo re indica “intensidad”.
El lexema religio significa “ligar, amarrar o atar”.
Y el sufijo ión significa “acción o efecto de”.
En consecuencia, religión significa “acción y efecto de amarrar fuertemente”.

La religión oprime, enceguece  y encarcela. Mientras que al contrario de la religión, Yeshúa (el Señor Jesús) ofrece libertad.

Yeshúa

Isaías 61:1 y Lucas 4:18 dice, entre otras cosas, que  el Mesías vino a “a poner en libertad a los presos y a los oprimidos”.  Por su parte Juan 8:32 dice que “conocerán la Verdad, y la Verdad los hará libres“.

Juan 14:6 dice que el Señor Jesús es el único Camino, él es la Verdad, y él es la Vida

El Mesías no vino a crear religiones ni denominaciones, vino a salvar a una humanidad condenada.  Y en ese sentido, aunque las diferentes denominaciones cristianas no son malas en su esencia, lo que sí es malo es creerse dueños de la interpretación bíblica, institucionalizar esa interpretación, hacer de ella un dogma,  proclamandose a sí mismas como “verdad”.   Lo triste del caso es que al hacerlo,  desprecian al Mesías, pues Él es la Verdad.

Por nuestra parte no pretendemos que nuestros visitantes se adhieran a alguna denominación en particular. Tampoco a las denominaciones a las cuales pertenecemos.  Tampoco pretendemos “crear” religión. A lo que  sí aspiramos,  es a ser luz, en base a lo que ya esta escrito en las Sagradas Escrituras, para quienes quieran aprovechar esa luz.

Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Tampoco se enciende una lámpara y se pone debajo de un cajón, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en casa. (Mateo 5:14-15)

Toda la Escritura es inspirada por Dios

escrituraLa Biblia dice que  “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3:16).

Cuando Pablo escribió esas palabras a Timoteo, lo que hoy conocemos como Nuevo Testamento,  aun no estaba escrito, por lo que Pablo se refería a las escrituras que eran conocidas y enseñadas entre las comunidades judías de su época.

Algunas de esas escrituras no están  incluidas en el canon oficial que usamos en la actualidad.

Por nuestra parte aceptamos la aseveración  de Pablo.  Hay otros importantes libros mencionados en la Biblia (y que no están incluidos en ella) y que son útiles para “enseñar, redargüir, corregirinstruir“.

Y queremos ser enfáticos que nos referimos a libros como Enoc, Jubileos o Jasher, riquísimos en detalles, y  que fueron escritos para ser entendidos, recién en este siglo.

Estamos ciertos que la única palabra de autoridad sobre la Tierra se encuentra en las Sagradas Escrituras. Tradicionalmente hemos utilizado la versión  “Reina-Valera” (RV1960).

Sin embargo,  otras versiones, como la Reina Valera Contemporanea (RVC) o la Israelita Nazarena (VIN2011) resultan muy ilustrativas por el uso del lenguaje, puesto que la  RV1960 utiliza palabras y expresiones, muchas veces incomprensibles, para las generaciones actuales.

Sin embargo, hacemos hincapié en utilizar la Concordancia Strong  en todo momento, que entrega mayor profundidad respecto de palabras específicas, del hebreo o el  griego.

Profecías

nabucLa profecía bíblica tiene gran importancia. Algunas personas la menosprecian con argumentos superficiales como que “lo importante es ganar almas”. En ese sentido, estamos en desacuerdo.

Yeshúa (el Señor Jesús) es categórico: “Mis ovejas oyen mi voz y me siguen” (Juan 10:27) por lo que creemos que es importante dar a conocer el evangelio a todos, pero de lo demás se encarga Dios.

Por otra parte, según la “Encyclopedia of Biblical Prophecy” (Enciclopedia de Profecía Bíblica) de J. Barton Payne el 26.8% de todo el canon oficial es profecía bíblica (8.352 versículos de la Biblia), es decir casi un tercio de toda la Biblia es profecía.

La profecía es “historia por adelantado”,  Y si Dios se dio el trabajo de poner toda esa historia por adelantado ahí, fue porque Él quiere que estemos al tanto. Ellas nos indican lo que pasó, en qué momento histórico nos encontramos. Y lo que pasará pronto.

 

¿Creer en Dios o creerle a Dios?

Cuando se llega a cierta  madurez espiritual, recién nos damos cuenta que es fácil creer en Dios. Cualquiera lo hace. Pero que creerle a Dios es otra cosa.

Yeshúa, el Señor Jesús, dice que el que en él cree:

  • no tendrá sed jamás (Juan 6:35)
  • aunque este muerto vivirá (Juan 11:25)
  • tiene vida eterna (Juan 3:36)
  • no será avergonzado (Romanos 10:11)
  • no andará en tinieblas (Juan 8:12)
  • no morirá jamás (Juan 11:25 )

En este tiempo que nos queda le invitamos a creer en Dios, pero por sobretodo a creerle a Él.

Nuestro Formato

— Los artículos que se publican están en constante revisión y actualización.

Integrantes

Quienes participan en el desarrollo de nuestra web y de sus artículos, son hermanos/as  provenientes de diferentes denominaciones que lo hacen voluntaria y gratuitamente.  En casos excepcionales se menciona a los autores de algunos textos por cuestión de referencia.

Hermanos que deseen colaborar con este ministerio son siempre bienvenidos. Sin embargo, aclaramos que no somos escaparate para levantar ídolos, ni para promover denominaciones, por lo que quienes buscan fama, popularidad o disensión no son bienvenidos (Santiago 4:10, Proverbios 22:4, 1 Pedro 5:6).