Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Chemtrails: ¿Nos están envenenando y no nos damos cuenta?

673 Vistas
chemtrails

Rayando el cielo con chemtrails

En los cielos de todas las ciudades del mundo se dibuja a diario una gigantesca red de las estelas dejadas por los aviones. Sin embargo,  no todas son fruto del motor a reacción.  Investigadores denuncian que un tipo concreto de estas estelas son consecuencia de operaciones militares orientadas a producir alteraciones en el clima, y que también contienen sustancias químicas peligrosas para los ecosistemas y la salud de la población.

¿sospecha justificada o paranoia?

Si miramos el cielo en un día despejado, es posible que veamos la estela blanca característica que dejan tras su paso los aviones a reacción. Hasta aquí todo es normal. Sin embargo, desde hace algunos años estos trazos blancos no se diluyen, sino que permanecen en el firmamento durante mucho tiempo, extendiéndose lentamente hasta formar una leve bruma, incluso se observan verdaderos diseños similares a rejillas que éstos aviones dibujan en el cielo.

Son los llamados chemtrails [kӘm-treils] (huellas químicas, en inglés). Y según algunos investigadores no se trata de las clásicas estelas de los aviones (contrails), sino de una auténtica fumigación química.

El análisis químico de la composición de estas estelas persistentes al precipitarse sobre la tierra parece justificar las sospechas. Estos estudios han identificado metales pesados como el barium o el aluminio.

Quienes investigan el fenómeno,  entre la leyenda urbana y la conspiración, aseguran que esos trazos químicos son responsables de numerosas alergias, dolores de cabeza, e incluso de cambios meteorológicos. Pero hay más.

Condensación versus quimificación

chem

La diferencia visual entre un chemtrail y un contrail

“¡Allá va un avión a chorro!”, exclaman quienes observan el cielo porque  deja estelas blancas que se desvanecen rápidamente. Los aviones dejan de forma normal una estela que es producto de la condensación del aire caliente de los motores y el aire frio(contrails).

Sin embargo, identificar un chemtrail es más sencillo. Se trata de columnas de humo químico blanco. Permanecen por horas en las alturas y gradualmente se diluyen hasta ocultar el azul del cielo.  Estas  aeronaves fumigadoras vuelan en peligrosas piruetas entrecruzadas,  y en proximidad ilegal unas de otras.

Todo parece indicr que se trata de una operación encubierta que causa enfermedad y consternación en varios países. Según expertos, los responsables son aviones en desafío a las regulaciones de la aviación civil, la salud pública y las leyes de contaminación.

En resumidas cuentas, nadie sabe con certeza lo que nos está cayendo. Si el gobierno fumiga sustancias tóxicas sobre nosotros, a sabiendas de que producen epidemias fatales, esto es un acto criminal.

A pesar de sus repetidas protestas de inocencia, la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha estado implicada en fumigaciones desde los años 90.

Las pruebas hablan

Las estelas del aerosol fueron fotografiadas sobre Irak y Arabia Saudita durante la Guerra del Golfo y ahora en los Estados Unidos, San Francisco, Oakland , Berkeley, Santa cruz y todo California.

Afganistán fue saturado con aerosol químico, y las fibras de polímero del aerosol de bario en la atmósfera pueden ser usadas como un sistema de detección óptica para descubrir la presencia de agentes biológicos. ¿Suena increíble? Quizás lo sea.

El programa ha sido declarado “secreto” para la población civil y para las agencias de protección ambiental (EPA).

En verdad, los sistemas computarizados y la química han sido fusionados para usar como armas de guerra, en detrimento de la salud ambiental y humana.

¿Cómo puede mantenerse en secreto una estratagema extendida a nivel mundial?

Bien, pensemos por cuánto tiempo se han ocultado a un público drogado, indiferente y desilusionado, los horrores del agente naranja entre el pueblo vietnamita, la enfermedad de la Guerra del Golfo, que dejó incapacitados o mató a miles de combatientes, ó las 16.000 muertes en Chernobyl.

Las sales solubles de bario son tóxicas para los mamíferos; se diluyen rápidamente en el tracto gastrointestinal y se depositan en músculos, pulmones y huesos. No se sabe el efecto a largo plazo que tiene el bario en los seres humanos.

Cientos de miles de norteamericanos llega a las salas de emergencia de los hospitales con características gripales, y es fácil deducir que pueda estarse llevando a cabo algún tipo de “selección de población” algo que ha sido meticulosamente documentado­ de acuerdo al plan del Comité de 300 de Haig-Kissinger, de reducir la población mundial por medio de guerras, hambruna, enfermedades, etc.

Según pioneros eugenistas, desde hace 85 años se realiza la eliminación de “comilones inútiles” y “malezas humanas”. No hay evidencia, ni pruebas en el otro sentido, de que la fumigación con químicos sea un atentado deliberado para reducir la población, a pesar de lo que publicó el Dr. John Coleman en noviembre de 1991.

En el área de

Símbolos y Objetos Satánicos (segunda parte)

Dagón, el dios-pez de los filisteos

Articulos relacionados