La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 5ta parte

1281 Vistas

Un modelo seguido por Roma

constantino

Emperador Constantino, Pontífice Máximo

La ciudad y la torre de Babel establecieron el modelo de la alianza satánica entre el gobierno civil y la religión. Y el ritual que continuó por miles de años que fue demostrado tanto en la Roma pagana como en la Roma “cristiana” después de la “conversión” de Constantino.

La “separación entre la iglesia y el estado” es un concepto de origen reciente, mayormente desde la reforma protestante, concepto al que la Iglesia Católica Romana, como una continuación del imperio romano, se ha opuesto de forma perversa manipulando gobiernos y estados.

La historia es testigo innegable del hecho de que siempre que ha podido hacerlo, el romanismo ha suprimido y condenado públicamente los derechos humanos básicos como la libertad de prensa, de expresión, de religión, y aún de conciencia.

babLa visión del apóstol Juan indica que la Babel/Babilonia va a estar muy viva en los últimos días. Engalanadas en la frente de la mujer que cabalga la bestia están las palabras “MISTERIO, BABILONIA”. Está claro que ella representa el paganismo revivido.

Sin embargo, lo mas interesante de todo es el hecho de que ella representa el cristianismo paganizado. La mujer representa a un sistema religioso en escala mundial que está basado en Roma y pretende ser cristiano pero que tiene sus raíces en Babel y Babilonia.

drinkEbria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús

El versículo 6 parece dar la razón a los Amilenialistas, pues dice que «la mujer estaba ebria de la sangre de los creyentes, de la sangre de los que dieron testimonio de Jesús» .

Es cierto que los emperadores romanos se cebaron en la sangre de los creyentes cristianos, ya que persiguieron a muerte a cuantos se resistieron a dar culto al emperador como si fuese Dios.

inquisitionPero, ¿era eso bastante para que Juan se quedase grandemente sorprendido? ¿No se debía más bien su sorpresa a que, bajo la inspiración divina, estaba contemplando el futuro de una institución eclesiástica que, bajo pretexto de pureza doctrinaria y unidad religiosa, había de perseguir a muerte (¡¡ la Inquisición !!) a los verdaderos creyentes, obedientes a Dios y a Su Palabra?

tresLo que Juan nota luego es que la mujer está ebria, y no de una bebida alcohólica. Está ebria de “la sangre de los santos y de la sangre de los mártires de Jesús...” (Apocalipsis 17:6). Este es un cuadro horrible. No es sólo que sus manos están rojas de sangre, sino que ella está ebria de la sangre. La matanza de inocentes que, por razones de conciencia no quisieron ceder a sus demandas totalitarias, la han refrescado y estimulado de tal forma que se tambalea extasiada.

inquisitionsUno piensa inmediatamente de las inquisiciones (romana, medieval y española) que durante siglos mantuvieron a Europa en su terrible puño. En su obra Historia de la Inquisición, Canon Llorente, que era el Secretario de La Inquisición en Madrid, de 1790 a 1792, y tenía acceso a los archivos de todos los tribunales, calculó que en España solamente el número de condenados excedía los 3 millones, con unos 300.000 que fueron quemados en la hoguera.

(R.W. Thompson, The Papacy and the Civil Power (Nueva York, 1876), p.82). Un historiador católico comenta sobre los sucesos que condujeron a la supresión de la inquisición española en 1809:

“Cuando Napoleón conquistó España en 1808, un oficial polaco en su ejército, el Coronel Lemanouski, informó que los dominicos [a cargo de la inquisición] se habían encerrado y bloqueado el monasterio que tenían en Madrid. Cuando las tropas de Lemanouski forzaron una entrada, los inquisidores negaron la existencia de cámaras de tortura. Los soldados inspeccionaron el monasterio y las descubrieron debajo de los pisos. Las cámaras estaban llenas de prisioneros, todos desnudos, muchos dementes. Las tropas francesas, acostumbradas a la crueldad y la sangre, no pudieron aguantar semejante espectáculo. Vaciaron las cámaras de tortura, colocaron pólvora al monasterio y volaron el edificio.” (De Rosa, op. cit. página 172)

Para extraer confesiones de estas pobres criaturas, la Iglesia Católica Romana inventó torturas ingeniosas tan dolorosas y bárbaras que uno se descompone de sólo oir los detalles. El obispo William Shaw Kerr, historiador de la Iglesia, en su libro A Handbook on the Papacy, dice:

“La abominación más espantosa de todas era el sistema de tortura. Los informes de sus operaciones que se llevaban a cabo a sangre fría hacen temblar ante la capacidad de seres humanos para la crueldad. Y era decretada y reglamentada por los Papas que pretenden representar a Cristo en la tierra… Se tomaron notas detalladas no sólo de todo lo que la víctima confesaba, sino de sus alaridos, gritos, lamentaciones, interjecciones interrumpidas y apelaciones por misericordia.

Las cosas más conmovedoras en la literatura de la inquisición no son los relatos de los sufrimientos dejados por las víctimas, sino de los sobrios apuntes que mantenían los oficiales de los tribunales. Estamos angustiados y horrorizados simplemente porque no se hicieron con la intención de conmovernos.” (Kerr, op. cit., pp. 239-240)

inquisitie_gebruikelijk

Verscheiden wijzen van pijnigen bij de inquisitie gebruikelijk

Los restos de algunas de las cámaras de horror todavía están en Europa y pueden visitarse aún hoy. Se levantan como memoriales de los celos producidos por los dogmas católicos romanos que siguen en vigor en la actualidad, y de una iglesia que pretende ser “universal”. También son memoriales de la exactitud asombrosa de la visión del apóstol Juan en Apocalipsis 17.

El Vaticano tiene responsabilidad del holocausto nazi, porque Pío XII conocía perfectamente bien, a pesar de su silencio total durante la guerra en cuanto a uno de los temas más importantes.

nazis

Hitler con Muller, el Obispo del reinado y Abbot Schachleiter, rodeados por jefes del partido, Septiembre de 1934

(E.G. Guenter Lewy, The Catholic Church and Nazi Germany (Mc Graw-Hill, 1964), p. 300-304).

Si el Papa hubiera protestado, como los representantes de las organizaciones judías y de las Fuerzas Aliadas le rogaron que hiciera, hubiera condenado a su propia iglesia. Los hechos son ineludibles:

“En 1936, el obispo Berning de Osnabruch, había hablado con el Fuehrer por más de una hora. Hitler le aseguró a su señoría que no había una diferencia fundamental entre el Socialismo Nacional y la Iglesia Católica.

Hitler arguyó diciendo, ¿acaso la iglesia no miraba a los judíos como si fueran parásitos y los encerraba en los guetos? “Sólo estoy haciendo”, exclamó, “lo que la iglesia ha hecho durante mil quinientos años, pero más eficazmente”.

Siendo que Hitler mismo era católico, le dijo a Berning que él “admiraba y quería promover el cristianismo”. (De Rosa, op. cit., p. 5; Lewy, op. cit., p. 111)

¿Existe alguna otra Organización, Entidad, Culto, Gobierno o Civilización que ENCAJE TAN CLARAMENTE en todos los detalles de descripción que Juan describe tan estupefacto acerca de La Gran Ramera ?

Artículos relacionados:
Iglesia católica: monarquía y ocultismo (1ra. parte)
Iglesia católica: monarquía y ocultismo (2da. parte)

Solo existe una ciudad en la tierra, UNA, que en las perspectivas históricas y contemporáneas pasa cualquier prueba que Juan nos presenta, incluyendo la identificación como Misterio Babilonia. Esa ciudad es Roma, y más específicamente, Ciudad del Vaticano.

Según esta siniestra organización religiosa nadie puede juzgar sus “verdades” que emanan de su Magisterio de Obispos, sino que sus dogmas deben aceptarse ciegamente, porque “ella” es la única Iglesia verdadera fundada por Cristo “sobre la piedra” Pedro, y a través de él “entregada” a la “sucesión ininterrumpida” de Sumos Pontífices.

El Anticristo personalmente sabe de esta fantástica pretensión (la mujer cabalgará la bestia), pero con la misma sinceridad que manifestó Constantino. Será una táctica para usarla para sus propios fines hasta que todo el mundo lo adore como un dios. En ese momento la bestia se volverá contra esta prostituta y la devorará (Apocalipsis 17:16).

Desde hace 2000 años, Dios clama desde el cielo: ” Salid de ella, pueblo mío …” (Apocalipsis 18:4)
“Conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará Libres…” ( Juan 8:32 )

La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 1ra parte
La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 2da parte
La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 3ra parte
La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 4ta parte

En el área de

La Gran Ramera de Apocalipsis: La Gran Prostituta – 4ta parte

El cumplimiento de la profecía del Mar Muerto ha comenzado.

Articulos relacionados